Hasta el 3 de mayo puede visitarse en la Ermita de San Vicente una retrospectiva de pintura al óleo de Paquita Guillem.

Son 35 cuadros que la autora ha seleccionado de la obra que ha realizado a lo largo de su vida, y por tanto muestran la trayectoria pictórica de la autora.
Prácticamente toda su vida la recuerda pintando, puesto que para Paquita Guillem es una pasión. El campo, los paisajes naturales y los árboles frutales son su principal fuente de inspiración.
Mujer vitalista, no descarta una próxima exposición que recoja sus últimos trabajos, e incluso estaría dispuesta a deleitarnos tocando el piano.
La sala de exposiciones de la Ermita de San Vicente permanece abierta de 6 de la tarde a 9 de la noche.