Los agentes de la Policía Local de Ibi están realizando controles de microchips caninos en la población en cumplimiento de la nueva normativa de tenencia de animales que ha entrado en vigor recientemente

Por ello, desde el Ayuntamiento se informa a los vecinos que la autoridad municipal podrá requerir a cualquier persona propietaria de un can que acredite documentalmente el hecho de la efectiva identificación e inscripción en el RIVIA (Registro Informático Valenciano de Identificación Animal), así como la acreditación documental del efectivo cumplimiento de cualquier tratamiento sanitario declarado obligatorio por la consellería competente.

Según la nueva ordenanza, todo perro que se encuentre habitualmente en el término municipal de Ibi, con independencia del lugar de residencia del/a propietario/a, ha de estar identificado conforme a lo establecido en la Orden de 25 de septiembre de 1996 de la Consellería de Agricultura y Medio Ambiente por la que se regula el sistema de identificación de los animales de compañía.

Una vez realizados los primeros controles, los agentes de Policía han localizado a varios dueños que no tenían a sus perros chipados, pasando a requerirles la implantación del microchip con el fin de evitar la sanción correspondiente que recoge la nueva ordenanza municipal.

Esta identificación deberá realizarse en sus tres primeros meses de vida o en el plazo que media entre la fecha de adquisición del animal y el último día hábil del siguiente mes natural. Por otra parte, cabe recordar que las personas poseedoras de animales de compañía que no sean perros, también están obligados a identificarlos y a tener actualizadas las guías sanitarias siempre que tal obligación esté contemplada en la normativa sectorial aplicable.

La nueva ordenanza municipal considera una infracción grave no identificar a los perros según los procedimientos establecidos o no inscribirlos en el RIVIA y, en el caso de que hayan sido identificados fuera de la Comunidad Valenciana o no aportar o acreditar la documentación del animal cuando sea requerida por la autoridad municipal, serán sancionados con una multa de 750,01 euros.

La teniente de alcalde del área de Tenencia de Animales, Ana Tello, recuerda que se ha empezado con los controles de microchips caninos tras la aprobación de la nueva ordenanza, incorporando un nuevo lector más eficaz que permite reconocer inmediatamente si los animales tienen o no el chip que los identifica en caso de pérdida o abandono, que deben llevarlo implantado por ley. De momento no se están aplicando las sanciones porque se trata de la primera fase del proceso de control de mascotas, sino que los agentes están informando a la ciudadanía sobre las obligaciones que implica tener un animal de compañía.

Foto Archivo