El Instituto Tecnológico del Producto Infantil y de Ocio, AIJU aplica la impresión 3D en una silla personalizada para una niña con necesidades especiales

El objetivo de este desarrollo, realizado con un polímero plástico en una impresora de prototipado FDM, es el de mantener equilibrado el cuerpo de la pequeña y que los fisioterapeutas puedan realizar ejercicios con ella.

El proceso se inició con la obtención de un molde de escayola, a partir del cual se generó un fichero digitalizado mediante un software especial. En este punto, se procedió a la realización del prototipo de la silla mediante una impresora 3D de prototipado Fuse Deposition Modelling (FDM). La impresora fabricó, capa a capa, esta silla con un polímero termoplástico al que se le dio una capa de imprimación y posteriormente una de pintura para su acabado.

El modelo ha sido adaptado con el paso de los años a las necesidades de la pequeña ya que este último se realizó hace unos meses cuando la niña ya contaba con más de diez años de edad.

Sin embargo, el primer ejemplar se fabricó hace ocho años mediante tecnología de sinterizado y con un material polimérico –poliamida- también. Este primer modelo, al ser desarrollado cuando la niña era más pequeña, permitía su adaptación como trona o incorporándola a la silla de paseo.
Este desarrollo ha sido realizado por AIJU de una manera altruista para ayudar a la pequeña y sus necesidades. El Instituto ha aportando tanto el material, como la tecnológica y los técnicos implicados en este prototipo para lograr, en la medida de lo posible, el bienestar de la pequeña.

Para el técnico especialista de AIJU, implicado en este desarrollo, Ruperto Martínez, “hay algunas empresas que pueden llevar a cabo un proceso similar a este en cuanto a personalización, pero de manera mucho más artesanal. Sin embargo, con la tecnología de la que dispone AIJU, el acabado es mucho más perfecto y el proceso de fabricación se agiliza muchísimo más”. En este mismo sentido, explica que “esta fue la razón por la que los familiares de la pequeña acudieron a AIJU ya que las soluciones en el mercado eran mucho más rudimentarias” y añade que “esta misma técnica se podría implementar con empresas especializadas en este sector y ámbito de la puericultura infantil”.